Niños en todas sus edades

El apego entre hijos, madres y padres

Apego

Las actitudes son más importantes que las aptitudes.
W. Churchill

El apego entre hijos, madres y padres.

Entre los padres y sus bebés se crea un fuerte vínculo de unión o apego. Este vínculo hace que los padres deseen colmar de amor y cariño a su pequeño, protegerlo, alimentarlo y cuidarlo en todos los sentidos. Este vínculo hace que los padres se levanten en mitad de la noche para alimentar al bebé cuando éste tiene hambre y les hace estar pendientes de su amplia gama de llantos y gimoteos.

Los científicos todavía están investigando y aprendiendo muchas cosas sobre cómo se establece este vínculo. Saben que este fuerte vínculo proporciona al bebé el primer modelo de relaciones íntimas y favorece la seguridad en sí mismo y la autoestima. Y la medida en que los padres respondan a las señales del lactante pueden repercutir en su desarrollo social y cognitivo.

¿Por qué es tan importante que se forme?

La formación de ese vínculo es algo fundamental para un bebé. Estudios sobre monos recién nacidos con maniquíes que hacían las veces de madres mostraron que, a pesar de los esfuerzos de los lactantes por obtener una respuesta de sus ‘madres’ tocándolas y abrazándolas, la ausencia de respuesta materna provocó problemas de desarrollo, tristeza y retraso en el crecimiento de los pequeños. Los científicos sospechan que la imposibilidad de establecer un vínculo de apego en bebés humanos provoca problemas similares.

La mayoría de lactantes están preparados para vincularse inmediatamente con sus cuidadores. Por su parte, los padres pueden reaccionar de maneras diferentes ante el recién nacido. Muchos padres sienten un profundo apego hacia el bebé durante los primeros minutos de vida del pequeño. A otros, sobre todo si el bebé es adoptado o ha estado en la unidad de cuidados intensivos, puede costarles más tiempo.

Pero la formación del vínculo es un proceso, no algo que ocurra en pocos minutos, ni que tenga que ocurrir necesariamente durante un período de tiempo limitado tras el nacimiento del bebé. Para muchos madres, el apego es una consecuencia de los cuidados que diariamente proporcionan al pequeño. Tal vez no te des cuenta de que estás creando un vínculo con tu hijo hasta que observes su primera sonrisa y, de repente, sientas que te invade un profundo sentimiento de ternura y dicha.

El padre, nuestro aliado. 

Los hombres de hoy en día pasáis más tiempo con vuestros bebés que los de la anterior generación. A pesar de que los padres a menudo desean con todas sus fuerzas establecer un contacto más estrecho con sus bebés, la formación del vínculo a menudo ocurre con posterioridad en los padres que en las madres, sobre todo en aquellas parejas en las que la mujer amamanta. Pero ahora, con los nuevos progresos en ese campo, el bebé puede mamar con su madre y tomar leche del pecho extraída previamente, con su papá. La experiencia de tres hijos me ha confirmado que a un bebé cuando tiene hambre le da igual comer directo del pecho o del biberón y que no hay rechazo en las demás tomas como algunos grupos radicales, tanto de un lado como del otro, quieren hacernos creer. El pecho a demanda y la extracción de leche para que cualquier familiar pueda alimentar al pequeño en ausencia de la madre es uno de los inventos más geniales de la historia. Además, permite ofrecer leche materna a varios hijos a la vez y hay una producción continua que puede durar los años que desees. Es necesario desmitificar la lactancia materna como si ésta nos hiciera rehén del pequeño, faltas de libertad, o que nos hace menos hermosas o eróticas.

 

Roser de Tienda

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply